Saltar al contenido

Krav Maga

En el mundo de las artes marciales una de las cosas que buscan sus practicantes independientemente del estilo es la efectividad. De nada sirve entrenar por años si las técnicas aprendidas no funcionan más allá de una competición deportiva. Deben servir en la calle, en el mundo real. Esta es una de las premisas en la práctica del Krav Maga. Se basa en la ejecución de sus técnicas de una forma fácil, sólida pero sobre todo efectiva. E cualquier momento y situación independientemente del tipo de ataque o del atacante.

¿Qué es el krav maga?

Es un sistema de combate sin armas, de origen Israelí, diseñado para su aplicación en situaciones de defensa personal. Fue su creador Imi Lichtenfield a mediados del siglo XX, como sistema de combate para las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI). Por su completo arsenal de técnicas, así como su comprobada efectividad es que ha logrado notoriedad internacional. Esta arte marcial ha logrado expandir su influencia desde su creación por toda Europa y los Estados Unidos.

¿Donde y por qué se creó el krav maga?

La historia ubica a Imi Lichtenfeld, fundador del sistema, en la Europa Oriental de comienzos del siglo XX es su natal Bratislava, Eslovaquia. Su padre lo expuso siempre durante su adolescencia a los deportes como la lucha y el boxeo. También fue influenciado de artistas marciales los cuales conoció gracias a su trabajo en un circo de la ciudad.

Estas prácticas hicieron de Imi un joven saludable y fuerte, experto en disciplinas como la lucha y el boxeo donde ganó meritos nacionales así como en la natación y la gimnasia. Durante los años treinta y con la llegada de movimientos antisemitas a Eslovaquia, Imi, junto a otros jóvenes practicantes de boxeo y lucha formaban grupos que peleaban, literalmente, contra los abusos de ese tipo de individuos. Estas peleas le demostraron a Imi Lichtenfeld la gran diferencia entre los combates deportivos y las aplicaciones de esta técnicas en la defensa personal.

En el año 1940, la imposición del nazismo en Europa y especialmente en su país lo obligan a abandonar su ciudad natal para embarcarse en un viaje a Israel. A su llegada a Tierra Santa se une a la legión Checa bajo comando de personal ingles y durante toda la segunda guerra mundial sirve en diferentes frentes como Egipto, Siria, Libia y el Líbano, para finalmente radicarse en Israel en el año 1942. En el año 1944 inicia un trabajo como entrenador de luchadores y como preparador físico. Este tiempo le permitió también entrenar a grupos élite de la policía Israelí.

En 1948, junto con la fundación del estado de Israel se convierte en Jefe Instructor de Krav Maga y Preparación Física de la escuela de combate de la Fuerza de Defensa Israelí. Aquí desarrolló y depuró las técnicas del Krav Maga durante 20 años.

Después de finalizar su tiempo como militar activo comenzó el desarrollo de técnicas de Krav Maga para su uso por parte de civiles. Imi Lichtenfeld dedicó mucho de su tiempo en el mejoramiento de las técnicas así como de la supervisión y asesoramiento de maestros y practicantes del estilo alrededor del mundo, hasta su muerte el 9 de enero de 1998.

El pueblo judío histórica y culturalmente siempre ha cultivado un espíritu guerrero. El hecho de siglos de intentos de dominación y exterminio de su cultura por otras que los consideraban inferiores, así como defender sus principios y legado han sido las principales razones para permanecer en condiciones de alerta y de preparación para el combate.

En los tiempos modernos la ubicación del estado de Israel en una zona de alta conflictividad con el mundo árabe ayudó a crear las condiciones para que sistemas de combate y defensa personal como el Krav Maga tuvieran una gran acogida y arraigo permanente en el pueblo de Israel.

Algunas técnicas de krav maga

El Krav Maga tiene una base fundamental  de cinco aspectos en todas sus técnicas y principios de autodefensa:

  • Movimientos instintivos.
  • Postura.
  • Entorno.
  • Distancia.
  • Contraataque.

Los movimientos instintivos: en el Krav Maga se aprovechan los movimientos instintivos. Estos son respuestas inconscientes que realiza el cuerpo ante situaciones inesperadas. Con la debida práctica se condiciona y se educa la memoria muscular en técnicas de reacción contundente y eficaz para una situación de defensa personal. Lo anterior debe ser acompañado siempre con una conciencia plena de la ubicación del cuerpo en el espacio y los objetos que nos rodean.

A esto se refiere la postura corporal y el entorno en el momento de necesidad de defendernos de un ataque. Esto se refiere a eliminar el factor sorpresa, el cual no existe en una competición deportiva, encontrarse en una constante alerta y dominar el entorno siempre otorgará un buen nivel de ventaja.

Por esta razón la práctica del Krav Maga implica suponer situaciones diversas. Diferentes tipos de ataque, diferentes posiciones del cuerpo así como escenarios a los cuales no se está acostumbrado.

Estar en una constante alerta también ayuda a prevenir colocarse en posiciones que suponen una desventaja significativa contra un agresor y un riesgo inminente a la vida personal. También se hacen durante las prácticas énfasis en las técnicas a diferentes distancias entre nosotros y nuestro agresor. Para esto se establecen cuatro tipos de distancias: corta, media, larga y una que nos permita alejarnos del peligro lo más rápido posible y de forma segura.

Cada una de estas distancias establecerá la mejor forma de aplicar nuestra técnica de defensa así como el contraataque lo más rápido, eficaz y contundente posible.

En las distancia cortas se trabajarán técnicas de golpe tanto con codos como con rodillas. Para la distancia media se realizan golpes lineales como el cross y el jab del boxeo, ganchos, golpes con las palmas abiertas o descendentes tipo martillo, ascendentes tipo upper, según la dureza de la zona objetivo. En las distancias largas, se trabaja con las piernas, por su capacidad de alcance, así como la fuerza de este grupo de músculos, lo que nos permitirán golpear de forma contundente y eficaz.

También ayudan a mantener de una forma deliberada una distancia prudente entre nosotros y nuestro oponente. En este estilo de lucha el uso de las piernas para golpear se limita a realizar patadas a media altura, ya que limitaciones de espacio o la ropa que pueda limitar el movimiento puede provocar una caída nos coloque en un posición de desventaja peor que al inicio de la confrontación.

Todos los golpes deben tener un solo objetivo y este es impactar las zonas más vulnerables del cuerpo del oponente. Puntos vitales de la cara, laterales del cráneo, cuello, genitales y otras zonas blandas son las partes preferidas para infligir un daño independientemente de la magnitud física del atacante.

Como última condición, el hecho de evitar una confrontación siempre es una medida inteligente, así que también debe tenerse en cuenta. Entrenar en consecuencia la mejor manera de alejarse corriendo de una posible zona de conflicto, saliendo así bien librado de manera expedita.

Krav maga un arte marcial de defensa personal

Bajo esta premisa lo que se busca es desarrollar en el practicante un estado de alerta permanente que le ofrezca la ventaja. Estado de alerta por si solo elimina el factor sorpresa de las manos del atacante y en algunos casos, evitar el llegar a la confrontación. Cuando a pesar de todas las previsiones se tiene que llegar a la confrontación se puede resumir el proceso del combate en tres pasos que serían los siguientes:

  1. Ocuparse de la amenaza inmediata (el primer ataque del oponente).
  2. Impedir que el oponente vuelva a atacar.
  3. Neutralizar al oponente.

Se hace énfasis en neutralizar cualquier iniciativa del agresor de volver al ataque. Es válido realizar una retirada táctica (huir), si la situación lo necesita. Para lograr esto también se debe desarrollar una actitud durante el combate bajo los siguientes principios, sin importar si es una defensa o un ataque. Estas deben ser:

  • Más rápido posible. De lo contrario, ataques o defensas lentas no llegarán a tiempo.
  • Lo más fuerte posibles para resistir o golpear eficazmente.
  • Más corto posible ya que los movimientos largos necesitan de más tiempo de ejecución.
  • Lo más natural posible, ya que bajo situaciones de estrés no se activa la memoria mental. Solo aparecen el instinto y la memoria muscular.

Las amenazas contra las que se trabaja en el sistema Krav Maga siempre son las que usualmente se consiguen en una confrontación real, en una pelea callejera, por un robo u otra situación similar.

Por esta razón se practican técnicas para evitar situaciones de golpes directos o circulares (con puños o piernas) , estrangulamientos, inmovilizaciones de distintas formas (luxaciones, abrazos o agarres del cabello), de empujones, movimientos que quieran provocar un derribo o llevar al suelo y de ataques con armas de fuego, armas blancas, objetos contundentes como palos, sillas, etc. Todas ellas realizadas contra uno o varios atacantes y tanto sobre nuestra persona como sobre cualquier otra persona o acompañante a la que debemos defender.

Estos 4 principios deben ser aplicados siempre y cuando resulten útiles para cumplir los objetivos de defenderse y contraatacar efectivamente. Nunca para iniciar un ataque sin razón a una persona o para provocar daño de manera intencional.